Siempre hemos vivido en la miseria, y nos acomodaremos a ella por algún tiempo. Pero no olvide que los obreros son los únicos productores de riqueza. Somos nosotros, los obreros, los que hacemos marchar las máquinas en las industrias, los que extraemos el carbón y los minerales de las minas, los que construimos ciudades…¿Por qué no vamos, pues, a construir y aún en mejores condiciones para reemplazar lo destruido? Las ruinas no nos dan miedo. Sabemos que no vamos a heredar nada más que ruinas, porque la burguesía tratará de arruinar el mundo en la última fase de su historia. Pero -le repito- a nosotros no nos dan miedo las ruinas, porque llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones. Ese mundo está creciendo en este instante.

B. DURRUTI

martes, octubre 30, 2007

YouTube - No a la pena de muerte.

YouTube - No a la pena de muerte.

PENA DE MUERTE: CRIMEN DE ESTADO



PENA DE MUERTE: CRIMEN DE ESTADO





La Asociación de Abogados de EEUU pide interrumpir la pena de muerte en todo el país


§ Se basan en un estudio realizado a lo largo de tres años en 8 estados de la nación


§ En Indiana los abogados de los condenados a muerte no requieren formación alguna


§ En la actualidad, hay un total de 3.350 reos en el pasillo de la muerte


§ Muchos estados en los que existe la pena capital han congelado las ejecuciones





WASHINGTON.- La mayor organización de abogados de EEUU ha pedido que se interrumpan "todas" las ejecuciones en el país tras detectar "serios problemas" que demuestran que los condenados a pena de muerte no tienen garantizado el acceso a un proceso justo.


The American Bar Association (ABA), una institución con más de 400.000 miembros, hizo ese llamamiento durante una rueda de prensa en la que se presentaron los hallazgos de un estudio realizado durante los últimos tres años en ocho de los 38 estados que aplican la pena capital.


El análisis insiste en que el sistema que conduce a la ejecución de presos carece de fondos y personal y es claramente racista.


Los estados analizados (Alabama, Georgia, Indiana, Ohio, Tennessee, Florida, Arizona y Pensilvania) fueron elegidos al azar, según la ABA, que decidió excluir a Texas, donde se realiza el mayor número de ejecuciones, debido a que su gran extensión territorial requería un enorme despliegue de recursos.


El estudio muestra, en ese sentido, que en todos los estados investigados existen "disparidades raciales significativas" y que están fundamentalmente asociadas con el color de piel de la víctima.


Así, en Ohio, los que asesinan a un blanco tienen casi cuatro veces más posibilidades de ser condenados a la pena de muerte que los que matan a un negro.


A ese problema se suman otros igualmente graves, incluida la defectuosa recogida de pruebas, la falta de fondos en los laboratorios forenses, las confesiones falsas que se traducen en condenas, la escasa fiabilidad de los testimonios de testigos y la escasez de abogados cualificados.



Pena de muerte por los abogados


Indiana, por ejemplo, no pide a los letrados que representan a los condenados a pena de muerte que demuestren formación alguna. Los estados carecen también de las políticas para garantizar que los abogados que representan a personas con retraso o con enfermedades mentales evalúan adecuadamente a sus clientes.


Igualmente cuestionable es la parte que atañe a los fiscales, según el informe, que destaca que muchos estados no exigen formación específica para casos que involucran la pena capital y no adoptaron medidas disciplinares contra fiscales que cometieron fallos graves.


Los responsables del estudio indican que con frecuencia la pena capital parece aplicarse no en función de quién ha cometido el peor crimen, sino de quién tiene el peor abogado.


La mayoría de los estados en los que existe la pena capital han congelado las ejecuciones a la espera de la decisión del Supremo






El estudio, por lo demás, se saldó con una clara conclusión, según explicó Stephen Hanlon, presidente del Proyecto para la Implementación de una Moratoria sobre la Pena de Muerte de la ABA, quien pidió a todas las jurisdicciones con pena de muerte que "impongan una suspensión temporal inmediata de las ejecuciones hasta que haya un motivo mayor para tener la seguridad de que existe justicia y exactitud en nuestros sistemas de pena de muerte".


Para Hanlon, "la pena de muerte se ha convertido en un cáncer en el sistema judicial estadounidense".


3.500 reos en el corredor


En la actualidad, hay un total de 3.350 reos en el pasillo de la muerte, según la American Civil Liberties Union.


En Ohio, los que asesinan a un blanco tienen casi cuatro veces más posibilidades de ser condenados






Desde que el Tribunal Supremo restableció el castigo en 1976, han sido liberados más de 100 prisioneros sentenciados erróneamente.


El máximo tribunal estadounidense aceptó el mes pasado un caso planteado por dos prisioneros de Kentucky que sostienen que las inyecciones letales, el método más usado, viola la Octava Enmienda de la Constitución que prohíbe los castigos crueles.


La mayoría de los estados en los que existe la pena capital han congelado las ejecuciones a la espera de la decisión del Supremo, que se espera para el primer trimestre del 2008.


La ABA, que no tiene una posición oficial sobre la pena de muerte, dice confiar en que el informe recién publicado arroje luz sobre los que considera fallos indefendible en el sistema judicial estadounidense.




__________________________________________________________________


A finales de este mes, octubre de 2007, durante el 62º periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU, se va a presentar una resolución en favor de la suspensión mundial de las ejecuciones como paso previo a la abolición de la pena de muerte. Se espera que esta resolución cuente con el respaldo de países de todas las regiones del mundo.

El apoyo de la Asamblea General de la ONU a una suspensión mundial de las ejecuciones supondría un hito notable en el logro del objetivo de un mundo sin pena de muerte.

Por ello, junto con la Coalición Mundial contra la Pena de Muerte y otras organizaciones no gubernamentales, Amnistía Internacional va a promover durante el mes de octubre los apoyos a esa resolución en el 62º periodo de sesiones de la Asamblea General en Nueva York.

La Coalición Mundial contra la Pena de muerte destacará especialmente esta iniciativa en el curso del Día Mundial contra la Pena de muerte, que se celebra hoy, con el lema "No a la pena de muerte: El mundo decide".

jueves, octubre 25, 2007

LA MAYOR EMPRESA DEL ESTADO



LA MAYOR EMPRESA DEL ESTADO




Los sindicatos reciben del Estado 30.000 millones en subvenciones y tienen más de 200.000 «liberados»
Los sindicatos UGT y CCOO reciben anualmente más de 32.000 millones de pesetas procedentes de las arcas del Estado, según los datos recogidos del BOE por esta revista. Ello significa que cada contribuyente a la Seguridad Social aporta anualmente 2.000 pesetas sólo para los sindicatos. Si a ello sumamos, el dinero procedente del Fondo Social Europeo o el percibido de cada una de las autonomías, la cuantía se dispara a una cifra muy superior, difícil de averiguar.
En cualquier caso, el dinero recibido de subvenciones, la mayoría para cursos de formación, es muy superior a los presupuestos que manejan anualmente los sindicatos y que declaran como ingresos procedentes de las cuotas de afiliación.

El dinero total percibido por sindicatos, organizaciones empresariales y otras instituciones de las denominadas sin ánimo de lucro procedentes de los Presupuestos Generales del Estado y del Fondo Social Europeo supera anualmente los 200.000 millones de pesetas. La mayoría de esta cantidad se destina a financiar cursos de formación, cuyo gasto es difícil de controlar, como se ha demostrado en nuestro país con las presuntas irregularidades aparecidas en el FORCEM. De hecho, la financiación de sindicatos y otras organizaciones sin ánimo
de lucro sigue siendo hoy un sistema complejo sobre el que apenas existe información pública. A la hora de investigar su destino o simplemente sumar cantidades, se llega a la conclusión de que es prácticamente imposible saber con exactitud el dinero que mueven, pese a que suman miles de millones. En nuestro país sus ingresos están sometidos a la vigilancia del Tribunal de Cuentas y de la Intervención General del Estado. El pasado 7 de julio el BOE recogía dos
resoluciones de la Dirección General del INEM en las que se publican las convocatorias de ayuda para los planes de formación continua para este año por un importe de 106.000 millones de pesetas.
Los datos muestran que UGT recibirá durante este ejercicio 17.000 millones de subvenciones para la formación continua de Trabajo y CC OO otros 11.000 millones de pesetas. En total, 28.000 millones. Sólo estas ayudas oficiales representan más de lo que los dos sindicatos declaran que perciben de las cuotas de sus afiliados. El sindicato que dirige Cándido Méndez asegura que sus ingresos anuales por afiliación rondan los 12.000 millones anuales. UGT cuenta con cerca
de 800.000 afiliados que abonan una media mensual de 1.300 pesetas. El
sindicato, que emplea a cerca de un millar de asalariados, tuvo problemas económicos a raíz del fracaso de la cooperativa de viviendas PSV, que le ocasionó un endeudamiento cercano a los 20.000 millones de pesetas. El sindicato alega en su descarga que no ha recibido más que una parte de su patrimonio histórico, que valora en unos 45.000 millones de pesetas. Una petición que es rechazada desde el Gobierno, donde se asegura que el patrimonio histórico de los
sindicatos ya ha sido devuelto a estos prácticamente en su totalidad. Las cuentas del sindicato que dirige José María Fidalgo son muy similares, ya que el número de afiliados ronda los 850.000, y la cuota es similar a la de UGT. Sin embargo, CC OO cerró, por ejemplo, el ejercicio de 2000 con un ligero superávit.
Los sindicatos mayoritarios reciben también más de 2.000 millones anuales (1.010 millones UGT y 1.050 millones CC OO) en concepto de fomento del empleo. Otros 300 millones de pesetas largos para la formación ocupacional y casi 1.300 millones de pesetas como un complemento reconocido así por el Ministerio de Trabajo bajo el epígrafe de «actividades sindicales».

Un capítulo aparte merece la devolución del patrimonio histórico de estos sindicatos, que aún sigue siendo motivo de polémica con el Gobierno, ya que las organizaciones sindicales reclaman propiedades que éste aún no está dispuesto a reconocer. Las dos sindicatos disponen en la actualidad de 545.000 metros cuadrados para desarrollar sus actividades en toda España que han sido cedidos
por el Estado en aplicación de la Ley 43/1998, de 15 de diciembre de ese año, sobre la restitución o compensación a los partidos políticos de bienes y derecho incautados en aplicación de la normativa sobre responsabilidades políticas del período 1936-39. La citada ley establecía la devolución de los bienes inmuebles anteriores a la Guerra Civil siempre que se demostrara su utilización y
establecía una subvención para aquellos casos en los que no fuera posible ésta.
Los dos sindicatos disponen además de 203.000 liberados en toda España, entre instituciones oficiales y empresas de carácter privado. La distribución de estos liberados sindicales es muy similar. La mitad de ellos, alrededor de 103.000, corresponden a UGT y 100.000 a CC OO. Los liberados sindicales cobran el sueldo de la empresa para la que trabajan, no del sindicato. Si hubiera que comparar esta cifra con el empleo generado por empresas españolas, cabría decir que los liberados representan la plantilla más numerosa, después de la de la Administración.

------------------------------------------------------------------------------------------------------


LOS SINDICATOS SUBVENCIONADOS SE HAN CONVERTIDO EN UN INSTRUMENTO DEL ESTADO PARA LA DOMINACIÓN Y LA SUMISIÓN DE LA CLASE OBRERA, PRUEBA DE ELLO SON LOS NUMEROSOS PACTOS SOCIAES ANTIOBREROS QUE HAN FIRMADO. ESTAS ORGANIZACIONES NO PUEDEN LLAMARSE SINDICATOS PUES NO DEFIENDEN A LA CLASE OBRERA, SI NO QUE LA TRAICIONAN PERMANENTEMENTE.



LA CGT ORGANIZACIÓN CREADA CON EL APOYO DEL ESTADO PARA DESTRUIR A LA CNT Y ACABAR CON EL ANARCOSINDICALISMO TAMBIEN SE LLEVA UNA PEQUEÑA PARTE DEL PASTEL Y AHORA PRETENDE ROBARLE EL PATRIMONIO HITÓRICO A CNT, CON EL PRETEXTO DE QUE SON HEREDEROS DE LA CNT, PERO ELLOS SABEN BIEN QUE NO TIENEN NINGÚN DERECHO, QUE PERDIERON TODA LEGITIMIDAD CUANDO ABANDONARON Y TRAICIONARON A LA CNT Y AL ANARCOSINDICALISMO PARA MENDIGARLE AL ESTADO SUS MIGAJAS Y SU PROTECCIÓN.



NIGÚN PERRO MUERDE LA MANO QUE LE DA DE COMER.


miércoles, octubre 24, 2007

YouTube - Xenofóbia

YouTube - Xenofóbia

RACISMO, AZOTE MUNDIAL


















El racismo es un flagelo

que afecta virtualmente

a todos los países.


En pleno siglo XXI, virtualmente ningún país

del mundo está libre del azote del racismo.


Tal es una de las conclusiones del informe

de Amnistía Internacional, AI, sobre racismo

y administración

de justicia,

el cual fue presentado

este miércoles en Londres.












los sistemas de justicia deberían ser centrales en el combate del racismo, sin embargo, muy a menudo terminan perpetuándolo al reflejar los prejuicios de sus sociedades




Amnistía Internacional


"El racismo un descarado ataque contra la noción misma de derechos humanos básicos, esos derechos que pertenecen a todos los seres humanos", indica el informe


Y agrega: "los sistemas de justicia deberían ser centrales en el combate del racismo, sin embargo, muy a menudo terminan perpetuándolo al reflejar

los prejuicios de sus sociedades".


Millones de personas de minorías étnicas e

indígenas alrededor del mundo son objeto de racismo y discriminaciones, indican.


Amnistía Internacional elaboró el informe como

una contribución a la Conferencia contra el Racismo, que se realizará

en Sudáfrica entre

el 30 de agosto y el 7 de septiembre de este año.


Ejemplos


Cuando el racismo es fomentado por quienes

están en el poder, esto puede conducir a

grandes tragedias,

como sucedió en

Ruanda en 1994.


Sin embargo, el

informe de AI se

concentra en los

abusos que ocurren

a diario en la

administración

de justicia y que

rara vez llaman

la atención de la opinión pública.


Los casos abundan.

En Estados Unidos,

los estudios han

mostrado de manera consistente que la

raza es un factor

clave en el momento

de decidir a quién se condena a muerte.








Según el informe, la policía británica ha sido "negligente".


"Blancos y negros son víctimas de homicidio en números casi iguales y sin embargo más del 80% de los prisioneros ejecutados desde 1977 fueron condenados por el asesinato de una

persona blanca", indica

un comunicado de prensa

de AI.


También se señala

que la policía y el

sistema judicial de

la India están envueltos

en un "apartheid a escondidas", en el que

160 millones de personas

de la casta Dalit -antes

conocidos como

"intocables"- son

objeto de toda clase

de abusos, los cuales raramente son

investigados o

castigados.


Minorías e indígenas


En el informe se indica

que las minorías étnicas tienen altas probabilidades

de ser discriminadas

donde quiera que vivan.


"En el Reino Unido se encontró que la policía

ha sido negligente en

su respuesta a ataques racistas. La comunidad

kurda en Turquía no es reconocida por la ley y hablar de 'la gente kurda'

en público puede conducir

a la cárcel".


Alrededor de 300 millones

de indígenas en todo el mundo siguen enfrentando

discriminaciones.


Amnistía Internacional

hizo un llamado a los gobiernos para que

adopten acciones

concretas, como asegurarse que las leyes prohíben

todas las formas de discriminación e investigar

denuncias de racismo por parte de funcionarios

de la administración

de justicia.

------------------------------











DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS





Artículo 1



Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.



Artículo 2



1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.



2. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.



Artículo 3



Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.




ACCIDENTE LABORAL TERRORISMO PATRONAL





TRABAJADOR MUERTO EN ACCIDENTE LABORAL TRAS CAERSE DESDE UNA ALTURA DE OCHO METROS





Ocurrió a pocos minutos de comenzar el tajo y parece que la caída fue fortuita», así lo explicaba uno de los compañeros del obrero que falleció ayer en Chiclana tras precipitarse al vacío desde una altura de ocho metros.

J. M. G., de 53 años y natural de Medina Sidonia pero residente en Cádiz, pertenecía a una empresa de estructuras, que a su vez trabajaba para la constructora Amado Caro. El responsable de esta última compañía comentó que la obra tenía todos los permisos y que contaba con las medidas de seguridad pertinentes. Así también lo afirmaron algunos compañeros, aunque se desconocen los términos de la investigación.

Los compañeros de José, que así se llamaba el obrero, manifestaron que éste se precipitó del segundo piso y se dio en la cabeza con un sargento (un elemento de sujeción entre el andamio y la barandilla) del primer piso. De hecho, desde el exterior de la obra se podía observar como el casco había quedado sujeto en el andamiaje de la primera planta. Otras fuentes apuntan que se rompió una madera de la plataforma en la que trabajaba.

Cabe destacar, según algunos testigos, que el obrero no murió al instante y que los servicios sanitarios intentaron su reanimación durante una hora, aproximadamente.

La obra, ubicada en la carretera Molino Viejo, consiste en la construcción de seis viviendas pareadas y hacía dos meses que la empresa Amado Caro había comenzado con los trabajos.

En el momento de los hechos se encontraban en el recinto en torno a veinte empleados pertenecientes a ambas compañías. El trabajador llevaba tres años contratado por la empresa de estructuras Sánchez Aragón, estaba casado y tenía dos hijos.







La realidad es que prácticamente nadie cumple con las normas de seguridad, no hay más que darse una vuelta por las muchísimas obras que hay en Chiclana como en cualquier otro lugar para observar que cuando se trabaja en altura pocos son los trabajadores que llevan cinturón de seguridad y cuando lo llevan este no suele estar anclado a un lugar seguro, condición sin la cual el cinturón no sirve absolutamente para nada.



La gran mayoría de los accidentes laborales son evitables, bastaría con cumplir las normas de seguridad pero estas no se cumplen por que los empresarios creen que cumpliendo las normas, disminuirá el rendimiento de los trabajadores y por lo tanto también disminuiría los beneficios, que parecen que están por encima de todo.




ACCIDENTE LABORAL TERRORISMO PATRONAL.



TRABAJADOR: NO TE PONGAS A TRABAJAR SI NO SE CUMPLEN LAS NORMAS DE SEGURIDAD, (TE VA LA VIDA EN ELLO).






domingo, octubre 14, 2007

LA RELIGIÓN: PROTECTORA DE LOS HARTOS Y CONSUELO
INUTIL DE LOS HAMBRIENTOS.



La idea de dios implica la abdicación de la razón humana
y de la justicia humana; es la negación más decisiva de ella,
y lleva necesariamente a la esclavitud de las personas,tanto
en la teoría como en la prática.

LA CGT NO ES ANARCOSINSICALISTA









SOMOS PARTIDARIOS:


DE LA ELECCIONES SINDICALES,


DE LOS COMITÉS DE EMPRESA, DE AFILIAR A POLICÍAS


Y CARCELEROS, DE LOS LIBERADOS Y BURÓCRATAS,

DE LAS SUBVENCIONES

DEL ESTADO Y DE QUE LOS POLÍTICOS


OCUPEN CARGOS EN EL SINSICATO, DE USURPAR SÍMBOLOS


ANARCOSINDICALISTAS, DE APOYAR EL SISTEMA Y


COLABORAR CON EL ESTADO

Y AHORA PRETENDEMOS


ROBARLE EL PATRIMÓNIO HISTÓRICO A LA CNT.

-------------------------------------

QUE NO TE ENGAÑE LA CGT

Sindicato de Oficios Varios de CNT-AIT Madrid

Es conocido ya por muchos/as la escisión de este grupo de la CNT por sus tesis colaboracionistas con los sistemas de mediación y arbitraje que el Estado intentó imponer a los movimientos contestatarios durante la transición para salvaguardar su cacareada 'paz social'.

No contentos/as con esto, la CGT siempre ha intentado usurpar la recuperación del patrimonio histórico y acumulado de la CNT, diciéndose herederos de la misma, cuando nunca lo han sido. Con estas acciones están intentando confundir a la opinión pública -y a la judicial, si se tercia- asumiendo la herencia libertaria de los/las que dieron su vida por una sociedad mejor. Esto no puede ser si no contestado por nuestra organización.

QUE NO TE ENGAÑE LA CGT


En los últimos tiempos, la CGT está realizando numerosas charlas, exposiciones, ediciones de libros sobre el movimiento libertario y homenajes a la CNT, FAI y AIT

SUS MOTIVOS PARA ACTUAR ASÍ
1- La Ley de Cesión de Bienes del Patrimonio Sindical Acumulado 4/1986, en su disposición adicional segunda, afirma que la devolución del patrimonio sindical histórico, se hará a las organizaciones sindicales a quienes les fueron sustraídos los bienes y, en caso de desaparición de estas, a los sindicatos de trabajadores que acrediten ser sus legítimos sucesores. Completa el concepto de sucesores el punto 5ª de dicha ley que dice que se entenderán como tales, lo expuesto en los reiterados informes del Comité de Libertad Sindical de la OIT.
2- Con fecha 21-marzo-1986, dos meses después de promulgarse la Ley 4/1986, una tal Confederación nacional del Trabajo (que nada tiene que ver con la auténtica CNT y que una vez leído el informe descubrimos que se trata de la CGT que en aquellos momentos reivindicaba la figura jurídica de la CNT) presentó quejas sobre el reparto del patrimonio sindical acumulado y las subvenciones. Se trata del caso 1366, informe nº 2. Dicho informe dice en sus conclusiones finales que, en caso de escisión o desaparición de una organización, su patrimonio debería distribuirse entre sus miembros o pasar a otra organización que hubiese sido fundada con el mismo espíritu y que tenga los mismos fines (veasé informe 196, caso nº 900 (España), párrafo 258).

LA RESPUESTA DEL SOV DE CNT MADRID
1- Por muchos actos reivindicativos que haga la CGT autoproclamándose heredera de la CNT, nunca podrá demostrar su legitimidad, porque la CNT no ha desaparecido ni se ha disuelto. Existe como antecedente el caso de la UGT que en el informe 194, caso nº 900 (España), promovido en 1978, el Comité de Libertad Sindical aclara que no fue disuelta, sino proscrita y que continuó con sus actividades tanto dentro como fuera de España. La CNT se encuentra en el mismo caso, pues nunca ha dejado de luchar tanto en el interior como en el exilio, pese a tener todo en contra, por los fines para los que se fundo.
2- La CGT no es anarcosindicalista, puesto que se escindió de la CNT por renunciar a la acción directa como estrategia de lucha y acepta la jerarquización, ya que permite que se liberen algunos militantes privilegiados y participa en los Comités de Empresa. Nada tiene que ver con el anarquismo la aceptación de subvenciones estatales que practica. Entre 1983 y 1984, recibió 4.578.399 pts de la época, con las que celebró su Congreso Fundacional (es decir. La escisión de la CNT fue pagada por el Estado). No contenta con eso, la CGT solicitó del Tribunal Constitucional un aumento de las subvenciones asignadas, aunque recibió la humillante respuesta de la OIT, de que se trata de una organización marginal que solo dispone de 107 representantes sindicales de los 140.700 que existen en todo el territorio español. La definición de escisión minoritaria que le dio en su día la CNT está justificada, ya que solo disponía de representación en 50 empresas.
3- La CGT siente desprecio por el anarquismo, por la CNT, por la FAI y por todo lo que suene a libertario; solo quiere el dinero y para conseguirlo no tiene escrúpulos en fingir, mentir y tergiversar la historia.

ROGAMOS A TODOS/AS LOS/AS CENETISTAS QUE NO SE PRESTEN A ESTE JUEGO, QUE NO COLABOREN EN ACTOS ORGANIZADOS POR LA CGT NI SE DEJEN ENGAÑAR POR ELLA.

COMPAÑEROS/AS LA CNT NO NECESITA HEREDEROS, ESTÁ VIVA Y LUCHANDO EN LAS CALLES Y EN LOS TAJOS.
¡VIVA EL ANARCOSINDICALISMO!

La CGT contra la memoria y el patrimonio histórico de la CNT.

CNT de Vigo



En lo que va de año, de manera sorpresiva ha aparecido en algunas empresas propaganda de la CGT en la que se hace alusiones respecto a su continuidad espiritual con la CNT, desempolvando el conflicto de las siglas. También dicha organización está realizando por toda la geografía de España, exposiciones, charlas y otros eventos en los que aparecen homenajeados la CNT, la FAI, la AIT, y el movimiento libertario en general.

Para los que sabemos de que “pie cojean”, no dudamos desde el primer momento que algún interés deben tener. No se trata de sembrar la confusión, ya que esto lo hacen todos los días, sino que un interés más fuerte hay detrás de todo ello… y finalmente descubrimos el porqué: SE TRATA DE UNA CUESTIÓN DE DINERO.

Si enlazamos su demanda ante el TS, con lo que dice la Ley 4/1986, de cesión de bienes de patrimonio sindical acumulado en su Disposición Adicional Segunda, tenemos que concluir que la devolución de los bienes de patrimonio sindical histórico se realizarán a las organizaciones sindicales a las que les fueron substraídos dichos bienes o, en su caso, a los sindicatos de trabajadores que acrediten ser sus legítimos sucesores.
El problema estriba ahora en saber a quién quiere referirse la Ley con el término “sucesor”. Y esto lo aclara la Exposición de Motivos en su punto 5º de la misma Ley 4/1986. Dice que habrá que entender por “sucesor” lo que por dicho término entienden los reiterados informes del Comité de Libertad Sindical de la OIT.

Y aquí empieza la fiesta, porque buscando en la página web de la OIT, aparecen dos informes esclarecedores sobre este tema y que, además, esclarecen otras muchas cosas más.

Con fecha de 21 de marzo de 1986, dos meses después de promulgarse la Ley 4/1986, una tal “Confederación Nacional del Trabajo” de España presentó una queja ante el Comité de Libertad Sindical de la OIT, sobre una serie de cuestiones que afectaban al patrimonio sindical acumulado, histórico, subvenciones, etc. Se trata del Caso nº 1366, informe nº 246.

Una vez leído el informe, uno se da cuenta que estamos ante una queja presentada por la escisión de la CNT, que en aquellos momentos estaba reivindicando el patrimonio y la titularidad de la persona jurídica de la CNT.

El informe en sus conclusiones finales, por lo que respecta a patrimonio sindical histórico, le indica a la escisión <"en caso de disolución de una organización, sus bienes deberían ser distribuidos en definitiva entre los miembros de la organización desaparecida o transferidos a la organización sucesiva", entendiendo por ésta, "la organización u organizaciones que persiguen los fines para los que se hubieran constituido los sindicatos disueltos y lo hacen con el mismo espíritu" (véase 196. informe, caso núm. 900 (España), párrafo 258).>

Esta es la razón por la que la CGT está realizando actos de homenajes, edición de libros, etc. a la CNT, FAI y AIT, organizaciones que odia y desprecia. ÚNICAMENTE SE ACUERDAN DEL ANARQUISMO CUANDO APARECE EL DINERO POR MEDIO. Por ello, desde la CNT hacemos un llamamiento a toda la organización para que NO HAGA NINGÚN ACTO DE ESTE TIPO CON LOS TRAIDORES, que tratan de confundir al TS con este tipo de homenajes, haciéndose pasar ellos por “sucesores” de la CNT.

El problema que van a tener ante el TS los traidores, entre otros, es demostrar que la CNT se disolvió. Pues en el informe nº 194, Caso nº 900 de España, promovido en el año 1978 por la UGT, aclara el Comité de Libertad Sindical que como la UGT no fue disuelta sino proscrita, ya que continuó su actividad tanto en el interior de España, como en el exterior, no cabe, por tanto, hablar de sucesión de personalidad jurídica, ya que la UGT sigue existiendo. Otro tanto se podría decir de la CNT.

Volviendo al informe emitido por la queja de la escisión, extraemos una información valiosísima. En primer lugar, el gobierno español responde a la queja de la escisión ante la OIT, afirmando que dicha organización se trata de “una organización casi marginal de entre los sindicatos minoritarios” al disponer en aquellos momentos de 107 representantes de entre los 140770 totales que había en España. Por tanto, todo lo dicho con respecto a la escisión minoritaria por parte de la CNT, es rotundamente cierto. La escisión solamente tenía representación unitaria en alrededor de 50 empresas de todo el estado.

En segundo lugar, salen en dicho informe a relucir las subvenciones que recibieron desde un primer momento, como todos los sindicatos, en el año 1983. Si sumamos la subvención de 1983 y la de 1984 que reciben del MTAS, arroja una cantidad de 4.578.399 pesetas de la época, cantidad suficiente para realizar su congreso fundacional (congreso de reunificación) en el Paseo de la Castellana, en 1984. Lo dicho, una escisión pagada por el estado, socio accionista mayoritario de la CGT (a día de hoy, también). Lo más vergonzoso es que, no contentos con lo que recibían, llegaron hasta el TC para que se les diera más subvenciones. Y después decían con la boca grande que todo eso de las subvenciones de la CGT es un bulo de los sectarios de la CNT-FAI.

En tercer lugar el gobierno aclara en dicho informe que desde un primer momento, a principios de los años 80, la escisión tuvo acceso a todos los informes que obraban en manos del ministerio sobre patrimonio sindical acumulado e histórico de la CNT. La CNT, para poder acceder a dichos informes le costó varias demandas ante el TS. No deja de resultar ridículo el discurso de los traidores, de que a nosotros el TS nos concedió las siglas porque al estado le interesaba. Pues para interesarles tanto como ellos dicen, muy buenas migas hacían desde el primer momento.

Dice el refrán “el que me mancha, no me limpia”. ¡A defender a la CNT!






miércoles, octubre 03, 2007

HETERODOXOS NUEVA VERSIÓN DEL REFORMISMO

EL REFORMISMO SIEMPRE SE PRESENTA
COMO UNA NOVEDAD, AUNQUE REPITE SIEMPRE LOS MISMOS ANACRÓNICOS
Y DESGASTADOS ARGUMENTOS.

Movilizando a los precarios
El anarcosindicalismo español contemporáneo ante el "capitalismo flexible"
Beltrán Roca Martinez
>>> CV


RESUMEN.- Las complejas transformaciones sociales acaecidas en el estado español tras la metamorfosis del régimen franquista en una democracia formal, trajeron consigo una reformulación del panorama sindical. Por diversos factores, el anarcosindicalismo español no logró obtener la representación social que tuvo antes del golpe de estado de 1936. En la actualidad, la Confederación Nacional el Trabajo trata de aplicar y adaptar sus viejas recetas a un nuevo contexto. Con este trabajo pretendo mostrar a través de la descripción etnográfica de tres casos de lucha sindical, cómo distintas culturas del trabajo se articulan con culturas políticas radicales dando lugar a diferentes estrategias de actuación capaces de ofrecer resistencia a los embistes del neoliberalismo. SGASTADOS ARGUMENTOS.

I. INTRODUCCIÓN

Desde sus comienzos el capitalismo ha tratado de gestionar la flexibilidad. De hecho, se puede decir que el grado de flexibilidad ha sido, y es, una de las principales causas de confrontación entre el capital y el trabajo. La etapa actual se diferencia de las anteriores, entre otras cosas, en que esta flexibilidad ha cobrado una centralidad sin precedentes en los imaginarios de los gestores del capitalismo. Se ha impuesto la creencia en que las rígidas y burocratizadas estructuras organizativas son totalmente ineficientes, y por tanto, deben ser sustituidas por estructuras más flexibles. Para Richard Sennet (2004) este «nuevo capitalismo» se caracteriza por el desarrollo de un cambio radical en el ejercicio del poder. El autor reconoce tres elementos característicos de este nuevo sistema de poder: la reinvención discontinua de las instituciones, la especialización flexible de la producción y la concentración sin centralización de poder. Es decir, se producen constantemente cambios irreversibles en la organización empresarial, se pretende producir bienes y servicios más diferenciados cada vez más rápido, haciendo hincapié en la innovación y la especialización tecnológica, y, finalmente, el desarrollo y la difusión de los nuevos tecnologías de la información y la comunicación están haciendo posibles nuevos y más eficaces sistemas de vigilancia que afectan a las relaciones trabajo-capital.

Las políticas y la legislación en materia laboral, la organización industrial y la producción “científica” sobre el mundo empresarial, están basadas en estas preconcepciones sobre la flexibilidad. La organización de muchas empresas está adoptando una compleja forma reticular. Todo indica que estamos presenciando el advenimiento de un nuevo paradigma organizacional (Castells, 1997).

El resultado de la hegemonía de estas creencias es la generalización de la precariedad en las condiciones de trabajo a escala planetaria. La precariedad significa simplemente falta de estabilidad en el empleo. Implica bajos salarios, incertidumbre sobre la duración de la relación contractual, pérdida de derechos laborales, mayor índice de siniestrabilidad, etc.:

“…el desarrollo de la subcontratación de obra lleva consigo una forma singular de integración y de división del trabajo a los talleres de la factoría o del astillero, así como una reducción y focalización del conflicto y de la negociación laboral y se convierte paralelamente en un poderoso instrumento de presión de las gerencias sobre el rendimiento y disposición de las propias plantillas, ya que se puede recurrir a la misma cuando no se alcanzan acuerdos con los representantes de los trabajadores sobre estos aspectos. De este modo, los costes de la fuerza de trabajo, de los componentes o de tramos de la construcción se reducen significativamente” (García, 2003: 16).

Como apunta Isidoro Moreno (1999), la tradicional división entre clases sociales está conviviendo cada vez más con otra división social importante: la existente entre integrados, precarios y excluidos. El trabajador precario manifiesta una serie de orientaciones cognitivas que prometen un futuro nada esperanzador para la actividad sindical: en primer lugar, cree que su continuidad en el puesto de trabajo depende en gran medida del hecho de ganarse la buena voluntad de la gerencia; en segundo lugar, percibe al empresa como un espacio ajeno al sistema legal; por último, tienden a mostrarse escépticos ante el sistema legal y reacios a cualquier tipo de denuncia (Bilbao, 1999).

Sennet demuestra cómo estas transformaciones en el ámbito de la empresa están teniendo consecuencias negativas para la personalidad y la identidad de los trabajadores. Si bien en la era fordista el trabajo era una de las principales fuentes de identidad para las personas, en la actualidad los continuos desplazamientos –de una profesión a otra, del paro al trabajo, de una empresa a otra, etc.– y la aparición de nuevas y variadas “ofertas” identificatorias, impiden la cristalización de una identidad socio-profesional al estilo de antes para una buena parte de los trabajadores. Como consecuencia, las organizaciones sindicales de los países del norte están asistiendo desconcertadas a su propio entierro. En concreto, en España la respuesta de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, a esta situación ha sido de resignación y, en muchos casos, de atenuación de la agitación obrera. Como bien ilustra Fernando Ventura (2004) los sindicatos se han convertido en instrumentos de desmovilización de trabajadores y de reproducción del sistema. La introducción de las elecciones sindicales, los comités de empresa y un sistema generoso de financiación han ocasionado una desviación rotunda en los intereses originarios de estas organizaciones. Otros sindicatos de menor peso tratan de competir con CCOO y UGT sin cuestionar las mismas “reglas del juego”. Muy pocos de esos sindicatos minoritarios se plantea construir un sindicalismo alternativo. Entre éstos se encuentra la CNT.

En la actualidad la CNT es un sindicato que ocupa un lugar marginal dentro del «campo sindical» español. El desenlace de la llamada Transición Democrática, la represión estatal, las traumáticas escisiones y divisiones internas y la incapacidad para reconocer y adaptarse a un nuevo entorno, entre otros factores, han hecho que esta organización apenas cuente con algunos miles de afiliados (1). Existen pequeños sindicatos repartidos por toda la geografía española, en algunas ciudades cuentan con algunos sindicatos muy activos y de cierto peso en su municipio o dentro de determinadas empresas. Además está federada a nivel internacional en la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores) que tiene secciones en decenas de países de todo el mundo –especialmente en Europa y América– pero que está estrechando contactos con organizaciones anarcosindicalistas de Asia y África.

La CNT es un sindicato inspirado en los principios anarquistas de la democracia directa, el federalismo, la ayuda mutua y la autogestión. Su estructura es formalmente horizontal, las decisiones van de abajo hacia arriba, desde el sindicato local hasta la confederación nacional. Por principios, no recibe financiación estatal, actúa con total independencia. No tiene liberados, está integrada exclusivamente por militantes voluntarios. Otro aspecto relevante de la CNT es su negativa a participar en las elecciones sindicales. Rechazan los comités de empresa como órganos de representación de los trabajadores y proponen, en su lugar, las secciones sindicales para representar a sus afiliados y la asamblea de trabajadores para tomar decisiones que afecten al conjunto de la plantilla.

Como toda organización, la CNT sufre luchas de poder internas, aunque a muchos anarcosindicalistas les cueste reconocerlo. Existe una fuerte polarización en la organización entre dos facciones encontradas. Por un lado, hay un conjunto de sindicatos locales cuyos integrantes defienden unas posturas que podríamos llamar “ortodoxas”, consideran, básicamente, que las condiciones en las que se creó el anarcosindicalismo no han cambiado apenas, por lo que el discurso y las prácticas deben permanecer inalteradas. Denuncian a la facción contraria de querer integrar a la CNT dentro del sistema, principalmente fusionándose con al CGT y aceptando las elecciones sindicales. Por otro lado, los “heterodoxos” son aquellos que creen que el sistema ha cambiado considerablemente y las estrategias deben transformarse. No tienen problemas en crear redes y establecer alianzas con otras organizaciones (incluida CGT). Argumentan que la CNT es ante todo un sindicato y como tal debe centrarse en la labor sindical. Critican al sector “ortodoxo” de confundir la CNT con una asociación ideológica o cultural.

Los segundos han comprendido que el anarcosindicalismo es, ante todo, una práctica y como tal, debe adaptarse a situaciones cambiantes para solucionar los problemas reales de los trabajadores. En su reciente trabajo, el antropólogo Davis Graeber recalca que la primacía de la práctica es la característica primordial del anarquismo –en todas sus ramificaciones. Esto explica en parte la ausencia de académicos anarquistas, en contraposición al marxismo (Graeber, 2004: 6). La interiorización de esta idea por parte de este sector de los militantes y las transformaciones actuales en la organización de la producción han creado las condiciones adecuadas para que la CNT protagonice importantes luchas laborales. Como consecuencia, la facción “heterodoxa” está multiplicando su afiliación, ganando la credibilidad de los militantes indecisos y, por tanto, ocupando los cargos de representación de la CNT, es decir, haciéndose con el poder de la organización. Los “ortodoxos” se encuentran cada vez más aislados y confusos, no es extraño que originen situaciones desesperadas y fuera de lugar en reuniones de carácter interno. Sólo una pequeña parte de este conflicto saldrá a la luz a través de publicaciones en círculos antiautoritarios.

II. ESTUDIOS DE CASO

A continuación voy a describir someramente tres conflictos sindicales protagonizados por la CNT en los últimos años, para posteriormente realizar un análisis comparativo y mostrar cómo las culturas del trabajo de los operarios huelguistas y la ideología política anarcosindicalista se articulan de tal modo que determinan las estrategias de resistencia a las condiciones de trabajo impuestas por sus empresas. Otro aspecto en el que también me detendré es en los esfuerzos de este sindicato por adaptarse a la nueva coyuntura sociocultural, con las tensiones y contradicciones internas que esto origina.

Caso 1: Las huelgas de la limpieza pública de Tomares (Sevilla)

El servicio de limpieza de la cuidad de Tomares protagonizó dos huelgas durísimas durante dos años consecutivos. La primera huelga duró 22 días y tuvo lugar entre abril y marzo de 2002. Con anterioridad a la huelga, el Ayuntamiento de Tomares, bajo el mandato del PP y el PA, decidió privatizar la limpieza viaria y recogida de basuras, y ceder este servicio a la empresa PILSA. Los hasta entonces trabajadores del Ayuntamiento fueron cedidos a esta contrata, siendo cinco de ellos fijos laborales del Ayuntamiento, y terminando todos ellos por perder la vinculación con el Ayuntamiento de una forma fraudulenta, pasando a ser trabajadores de PILSA. En las siguientes elecciones el PSOE, en coalición con Izquierda Unida, se hicieron con el poder.

Ante las malas condiciones de trabajo en la empresa y el miedo a perder su puesto de trabajo con la rescisión del contrato entre PILSA y el Ayuntamiento en el 2003, cuatro trabajadores acudieron a la CNT de Sevilla en busca de asesoramiento. El motivo por el cual se dirigieron a CNT fue su desconfianza hacia los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT. Uno de los trabajadores había oído hablar bien de la CNT a un amigo del pueblo. Pronto constituyen una sección sindical que en poco tiempo logró afiliar a toda la plantilla (20 trabajadores). Desde ese momento comenzaron a funcionar de modo asambleario y prescindieron totalmente de la representación vía comité de empresa, a pesar de la negativa del ayuntamiento a reconocer la sección sindical.

Tras muchas dudas y deliberaciones los trabajadores decidieron por unanimidad convocar una huelga con carácter indefinido. La exigencia fundamental es que si el Ayuntamiento rescinde el contrato con PILSA, los trabajadores tendrían que ser subrogados (recogidos, asumidos), bien por el Ayuntamiento en una de sus empresas públicas o en una nueva empresa contratada para el servicio. Otras reivindicaciones fueron la contratación de manera indefinida, el cumplimiento del convenio general de la limpieza pública, la homologación de los salarios con los de los empleados del Ayuntamiento, el pago de atrasos y horas extras realizadas, etc. Los días previos al la huelga, la alcaldesa amenazó a los trabajadores con rescindir el contrato con PILSA y “echarlos a la calle” si no desconvocaban la huelga.

El 17 de febrero comenzó la huelga. Como es usual, el Delegado del Gobierno determinó unos servicios mínimos. A pesar de los intentos de la alcaldesa y la empresa por incumplirlos, y la protección de los cuerpos de seguridad a los esquiroles, los piquetes lograron disuadir a los esquiroles venidos de otras ciudades de no recoger la basura. La basura se acumulaba.

El 22 de febrero, vulnerando un derecho constitucional como es el derecho a huelga, la alcaldesa contrató una flota de 9 camiones de la empresa Ferrovial que, con más de 50 esquiroles escoltados por un centenar de guardias civiles y policías locales, recogieron 80.000 kg. de residuos. El desconcierto y la frustración se cernieron sobre los trabajadores.

En ese momento empezaron a multiplicarse las acciones: manifestaciones, recogidas de firmas, una marcha desde Tomares a Sevilla, reparto masivo de panfletos, caceroladas, sabotajes nocturnos, quema de contenedores, etc., contando con la solidaridad de toda la confederación. El 6 de marzo la empresa Ferrovial llamó extraoficialmente a la CNT y les dice que el ayuntamiento había roto el contrato con PILSA y ellos se iban a hacer cargo del servicio. Esa tarde citaron al sindicato para llegar a un acuerdo pero no acudieron a la cita, llamaron diciendo que estaban reunidos con la alcaldesa. Por la noche, volvieron a llamar diciendo que no accedían a las peticiones de los trabajadores. Paralelamente, varios camiones procedentes de los pueblos colindantes llegaron al pueblo para recoger la basura acumulada. Habían mentido a los esquiroles diciéndoles que la huelga había finalizado. Ante la presión de los piquetes los esquiroles se retiraron, pero fueron sustituidos por personal del ayuntamiento. La Policía Local y la Guardia Civil los escoltaron. Comenzaron los enfrentamientos, cuatro sindicalistas fueron detenidos y pasaron la noche en las dependencias policiales. Sin saber por qué, la guardia civil se retiró de la ciudad y los trabajadores se diseminaron por el pueblo para evitar el enfrentamiento directo. La basura fue sacada de los contenedores y esparcida por personas anónimas para dificultar su recogida. Asimismo, un camión de recogida de basura de PILSA que estaba aparcado salió ardiendo. Al día siguiente los medios de comunicación comenzaron a hacer eco de los acontecimientos. El ayuntamiento dejó de fomentar el esquirolaje.

El 9 de marzo de 2002, tras 22 días de huelga, la CNT firmó un acuerdo con la empresa FERROSER, ratificado por el Pleno del Ayuntamiento, que supuso la subrogación con contratos indefinidos de toda la plantilla de recogida de basura y limpieza viaria (antes en PILSA) y una serie de mejoras de las condiciones laborales de los trabajadores (asimilar los costes salariales al de los empleados del Ayuntamiento, vacaciones, complementos salariales, etc.). Los trabajadores se mostraron muy activos durante la huelga, por ello, la CNT logró que se firmara en el acuerdo una “cláusula de garantía laboral” por la que todo “despido improcedente” sería equivalente a un “despido nulo”. Con un despido improcedente, la empresa tiene la capacidad de decidir entre indemnizar al despedido según el tiempo trabajado y readmitirlo, en cambio, con un despido nulo, la empresa tiene la obligación de readmitir al trabajador. Es decir, que se impedía a la empresa despedir a los trabajadores arbitrariamente por lo que se cubrían las espaldas ante su actividad sindical. Pero esta garantía tan solo pudo firmarse para un año.

Al año siguiente, antes de la fecha de expiración de la cláusula, la sección de CNT en FERROSER convocó una nueva huelga. El incumplimiento de la empresa de muchos de los acuerdos firmados, la negativa a negociar un convenio de empresa, los intentos de romper la sección sindical de CNT con amenazas de despido, etc., además de intentar prolongar la garantía laboral, fueron los argumentos de los trabajadores para ir a la huelga.

Desde ese momento se sucedieron interminables asambleas, reuniones, se hizo una caja de resistencia, se construyó una página web (2) para difundir mejor la información, se presentaron múltiples denuncias desde ambas partes, también se pidió la solidaridad de toda la confederación: se suceden acciones de protesta y sabotaje por todo el estado, incluso a nivel internacional por medio de la AIT (Asociación Internacional de Trabajadores). Los piquetes salen cada noche, se realizaron marchas, caceroladas, concentraciones, ocupaciones de edificios simbólicos, pintadas, notas de prensa, pegadas de carteles, repartida de panfletos, etc. Algunos desconocidos aprovechaban la noche para volcar o quemar contenedores y evitar la recogida de la basura. Varios sindicalistas fueron detenidos. Hubo varios enfrentamientos con la policía. La huelga se hizo infinitamente más dura que la anterior. Las familias y los trabajadores pasaron enormes dificultades, y ello a pesar de que la caja de resistencia sirvió para atender sus necesidades más inmediatas durante el conflicto.

En un momento avanzado del conflicto varios trabajadores se encerraron en una iglesia de Sevilla e iniciaron una huelga de hambre. Paralelamente, las expresiones de solidaridad se multiplicaban por todas partes. Varios artistas realizaron obras que pusieron a la venta para apoyar económicamente a los huelguistas.

Finalmente, el 28 de julio de 2003, los trabajadores de la limpieza pública de Tomares y la CNT firmaron en la Delegación provincial de Trabajo un acuerdo con la empresa FERROSER con el que se pusieron fin a una huelga de 134 días, la segunda huelga más larga en el estado español desde la época de la llamada “transición”. A pesar de no haber obtenido la garantía laboral, lograron la anulación de todos los expedientes disciplinarios causados durante la huelga, la readmisión de los despedidos, la contratación por seis meses para los cinco trabajadores nuevos que tenían contrato temporal y, sobre todo, el derecho de preferencia sobre trabajadores externos para ser nuevamente contratados, la retirada mutua de todas las demandas ocasionadas durante la huelga, un incremento salarial sustancial, la aceptación por parte de la empresa de que cualquier acuerdo que afecte al conjunto de la plantilla tendría que ser aprobado por la asamblea de trabajadores y reconocimiento de la representatividad de las secciones sindicales, entre otros puntos.

Caso 2: Los azafatos del AVE en Sevilla

La huelga de los trabajadores de la limpieza de Tomares constituyó un punto de inflexión para la CNT de Sevilla y del resto del estado. El bagaje de estas huelgas ha servido a los militantes sevillanos a saber conectar con el trabajador y abordar con mayor eficacia nuevos conflictos. Entendieron que el anarcosindicalismo es más una práctica que una teoría, y como práctica debía servir para ofrecer soluciones a los problemas de los trabajadores.

A lo largo del año 2004, los trabajadores de la empresa CLECE S.A., subcontrata de RENFE, azafatos y azafatas de tierra de la línea del Ave Madrid-Sevilla, se habían puesto en contacto con la CNT para intentar mejorar sus condiciones de trabajo. Constituyeron una sección sindical en la empresa a la que se adhirió toda la plantilla del centro de trabajo de Sevilla y algunos operarios de la de Madrid. Las condiciones de trabajo de estas personas eran extremadamente precarias: algunos tenían un salario de 471 euros al mes trabajando una jornada completa, contratos eventuales, total desprotección, incumplimiento de las medidas de seguridad e higiene, etc.

Los trabajadores afiliados a la CNT se desplazaron a los distintos centros de trabajo a lo largo de la línea del AVE llamando a la organización y la movilización. Enviaron a la CLECE una propuesta de convenio extraestatutario, que incluía las reivindicaciones que habían decidido en asambleas. Por si acaso, esbozaron un plan de movilizaciones que contemplaba la convocatoria de una huelga indefinida.

Ante el silencio de la empresa y el despido de una compañera en Madrid, presentaron un preaviso de huelga para el 16 de abril y comenzaron las concentraciones. Ante la presión el gerente de la empresa readmitió a la compañera despedida y reconoce a la CNT como sindicato mayoritario en la empresa. Sin embargo, la ausencia de muchas contratas en las negociaciones, los obstáculos puestos por los sindicatos oficiales CCOO y UGT a la representación cenetista y la oposición de RENFE de firmar un convenio sectorial, convencieron a los trabajadores de dejar las negociaciones y volver a movilizarse.

El 29 de octubre de 2004 comenzaron una huelga indefinida exigiendo:

Ø Estabilidad en el empleo: garantizar la continuidad de todos los trabajadores y trabajadoras.

Ø Subida Salarial: una subida lineal mínima de 200 € al mes para cada trabajador, aplicable de forma inmediata a cuenta de lo que se acuerde en el convenio de empresa.

Ø Seguridad e higiene: salas de descanso, taquillas y aseos en todos los centros de trabajo.

Ø Negociación: establecer un calendario de negociaciones para alcanzar un convenio de empresa, en base a la propuesta elaborada por los trabajadores y trabajadoras de la CNT.

Ø Otros: dietas para los turnos más perjudiciales, eliminación de los días de devolución a la empresa, etc.

Tras 15 días de huelga y numerosas concentraciones, reuniones, pintadas y notas de prensa, una página web (3), una caja de resistencia, etc., todo terminó favorablemente. Las mejoras más significativas fueron las siguientes: garantizada la estabilidad laboral mientras CLECE S.A. sea titular de la contrata; incrementado en un 33,33% la masa salarial bruta, distribuido en varios conceptos (salario base, dos pagas extraordinarias, plus de transporte y ayuda a la manutención); constituido un plus de antigüedad; incrementado el plus de nocturnidad y el valor de las gratificaciones por horas extraordinarias; facilitada zona de descanso, taquillas y aseos; establecimiento de un seguro colectivo y reconocimiento de las asambleas de trabajadores y las secciones sindicales.

Caso 3: IDEL S.L.: Sindicalismo en Internet

El 1 de marzo de 2005 varios trabajadores de “Innovación y Desarrollo Local” (IDEL) S.L. constituyeron una Sección Sindical en dicha empresa adscrita al Sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de la CNT de Madrid. Esta empresa tiene su sede en Madrid, y ofrece servicios de consultoría a Administraciones Públicas y entidades privadas para el desarrollo de sus proyectos en base al “uso intensivo de tecnologías y una adecuada gestión del conocimiento”. Trabaja en cuatro áreas: planificación, gestión y evaluación de programas de desarrollo local con fondos comunitarios, consultoría y asistencia técnica, formación y teleformación y, por último, promoción de las tecnologías de la información y la comunicación. Los adjetivos que utiliza la empresa para presentar a sí misma son: “creatividad”, “flexibilidad”, “adaptabilidad”, “usabilidad”, “versatilidad”, etc.

IDEL cuenta con una plantilla de 160 trabajadores, la mayor parte de ellos realiza su trabajo a través de Internet y las relaciones con la empresa también se realizan a través de la página web de la empresa y el correo electrónico. Los trabajadores se encuentran a muchos kilómetros de distancia unos de otros, lo cual, en principio, puede fomentar tal atomización que cualquier tipo de actividad sindical sería impensable. Sin embargo, esa “creatividad” de la que hace gala la empresa también ha sido utilizada por los empleados para defender sus intereses. La diseminación territorial no ha sido obstáculo para que se cree una Sección Sindical, la particularidad está en las formas de auto-organización de estos trabajadores: han creado una página web (4) a través de la cual intercambian impresiones, expresan ideas, fomentan su formación y desarrollan acciones sindicales. El correo electrónico se ha convertido en un instrumento fundamental en la comunicación entre estas personas. A pesar de todo, la interacción cara a cara es fundamental para la actividad sindical y para ella no existen sustitutos –ni siquiera la videoconferencia, Por ello, la sección sindical está organizando asambleas periódicas en las que los cada vez más trabajadores exponen sus problemas y trazan estrategias de acción para solucionarlos.

Los trabajadores se encuentran en conflicto constante con la empresa: afirman trabajar bajo una gran precariedad, ha habido varios despidos injustificados contra los que se han manifestado. El reconocimiento por parte de la empresa de la sección sindical también ha sido problemático.

Los gestores de la web, conscientes de que la empresa entra regularmente en la web de los trabajadores, han instalado un contador de visitas que está registrando cada vez números más altos.

Un aspecto vital para estos trabajadores es la formación. El nuevo capitalismo requiere que estos sectores de trabajadores actualicen constantemente sus capacidades y conocimientos. Los trabajadores se auto-organizan para ofrecer soluciones a sus problemas, no sólo para enfrentarse con sus empleadores. Una de las actividades de la web son los cursos y talleres como introducción a la informática, software libre, Linux, creación de blogs, etc.

Todo parece indicar que este tipo de experiencias se van a multiplicar en los años venideros en los países industrializados “avanzados”. Sectores de trabajadores muy aislados y, por tanto, no sindicados, con alta cualificación y condiciones muy precarias de trabajo, empezaran a organizarse e manera novedosa y, posiblemente, democrática –debido en gran medida a la estructura horizontal de Internet.

III. ANÁLISIS COMPARATIVO

Un análisis comparativo de estos tres casos descritos puede aportar algunos indicios sobre las posibilidades reales de desarrollar un sindicalismo alternativo en el estado español. La primera consideración que hay que hacer es aclarar que estos tres casos seleccionados no son representativos de la actividad sindical de la CNT sino todo lo contrario, son excepciones. La CNT ha estado dominada durante mucho tiempo por esa visión “ortodoxa” que ha sido incapaz de llevar adelante, salvo contadas excepciones, una actividad sindical medianamente eficaz. Sin embargo, estos tres casos han sido protagonizados por sindicatos de Sevilla y Madrid, sindicatos que, a pesar de sus muchas diferencias –incluso diferencias ideológicas, pueden encuadrarse dentro de la facción “heterodoxa”. Lo he elegido, por tanto, por su singularidad, no por su representatividad. Sin embargo, los éxitos sindicales ayudan a incrementar la afiliación, aumentan la popularidad de la organización entre los trabajadores y son un bagaje experiencial importantísimo para los militantes. Las victorias sindicales conllevan más victorias sindicales y contribuyen a la expansión del sindicato. Por ejemplo, la Federación Local de Sevilla tenía en el año 2002, 40 afiliados. En el año 2005 tiene unos 140. A las victorias de Tomares le siguió la victoria de los azafatos del AVE, a ésta le siguió una victoria en la Universidad de Sevilla, hoy día lleva un conflicto muy duro entre la grúa municipal y el ayuntamiento de Sevilla.

Habrá que comenzar el análisis comparativo identificando qué elementos son comunes a los tres casos:

En primer lugar hay que señalar que los tres conflictos son llevados por una organización anarcosindicalista, la CNT. Los principios ideológicos y la forma de funcionar de esta organización explican el protagonismo de la acción directa y autogestión en el transcurso de los conflictos.

Un segundo elemento común es que se produjo una movilización de sectores de trabajadores excluidos por los sindicatos oficiales. Los sindicatos oficiales no terminan de encajar con el trabajador precario, su poder reside sobre todo en las grandes empresas con trabajadores estables y a partir de ahí, negocian convenios colectivos sectoriales y reformas laborales que afectan al conjunto de los trabajadores. Por tanto, estamos refiriéndonos a trabajadores en precario que trabajan para empresas contratadas. Todo parece indicar que la externalización y privatización crecientes que imponen las recetas neoliberales están creando las condiciones adecuadas para que un sindicalismo alternativo –que perdió la batalla en la gran empresa al encontrarse en la encrucijada entre la exclusión o la asimilación por parte del sistema al presentarse a elecciones sindicales– pueda emerger.

Un tercer elemento es el uso de nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación. En todos los casos Internet ha sido una herramienta imprescindible para la difusión de información, la comunicación entre el núcleo activo de militantes y los militantes menos activos y los simpatizantes, la comunicación y apoyo mutuo entre federaciones locales de CNT, otras organizaciones sindicales, organizaciones afines ideológicamente e incluso a nivel internacional con otras secciones de la AIT. Internet también ha sido escenario de movilización, se ha utilizado para enviar masivamente e-mails de protesta de determinados cargos de las empresas, incluso algunas personas anónimas han hecho ataques informáticos durante el conflicto. Las posibilidades de este tipo de acciones están aún hoy por explorar. Posiblemente la película Matrix (1999), dirigida por los hermanos Wachowski, no sea sólo una película más de ciencia-ficción y refleje parcialmente nuevas formas de lucha socio-política que están proliferando.

Sin embargo, la experiencia de IDEL S.L. va más allá. Su página web es un auténtico foro, un espacio virtual de sociabilidad entre trabajadores de una misma empresa que se encuentran a muchos kilómetros de distancia. Si la actividad hacker está aún por explorar, las posibilidades de profundizar en la democracia directa a través de las nuevas tecnología lo están mucho más. Las experiencias pioneras autogestionarias como la del pueblo joven Villa el Salvador de Lima (Perú), nos ofrecen algunas pistas en esta dirección.

Relacionado con lo anterior, otro elemento común –a estos tres conflictos, pero también a todas las formas de movilización contemporáneas– es la importancia del espectáculo y de los medios de comunicación de masas (radio, prensa y televisión). Las acciones de protesta tienen por objeto la visibilización social de las injusticias que padecen. Para Guy Debord la sociedad contemporánea es una sociedad del espectáculo. En cambio, Michel Foucault afirmó que la nuestra no es la sociedad del espectáculo sino la sociedad de la vigilancia, de la cual el espectáculo es sólo una de sus dimensiones. Lo que Foucault quería decir con esto es que sufrimos un nuevo sistema de poder que se ejerce fundamentalmente con la mirada. El poder trata de observar hasta el más íntimo detalle de la vida de los ciudadanos –cámaras de vigilancia, huellas dactilares, bases de datos de ADN de delincuentes, etc. Para ello debe tener visibles todas esas acciones. Sin embargo, al mismo tiempo trata de que los observados no puedan observarse entre sí. En esto consiste el panoptismo social (Foucault, 2000). A partir del 11 de septiembre, los ataques indiscriminados a la población de los países del norte están agudizando más esta tendencia. Como muestra Win Wenders en la película Tierra de abundancia (2004), estos ataques están originando una psicosis colectiva que reclama más y más vigilancia. Este nuevo poder se ejerce mediante mecanismos de visibilización e invisibilización. Los medios de comunicación de masas tienen un papel fundamental en todo esto. Por eso, las estrategias de los oprimidos tienden a visibilizar sus problemas. Para ello deben recurrir al espectáculo emulando l’action exemplaire de la tradición anarquista francesa. Las marchas urbanas tienen ese propósito (Cruces, 1998). Toda esta creatividad llegó hasta sus límites cuando los obreros de Tomares recurrieron al full monty para llamar la atención o los azafatos del AVE realizaron un calendario en el que posaban “ligeritos de ropa” para recaudar fondos.

Un último elemento común es la ausencia de otras organizaciones sindicales en la empresa o la desactivación de los comités de empresa existentes. En Tomares la empresa promovió la creación de una sección de la UGT para intentar romper la huelga, fracasó. Los azafatos del AVE presenciaron intentos frustrados de separación de su unidad por parte de CCOO. En el caso de IDEL no tengo constancia de la presencia o interferencia de otros sindicatos. Sin embargo, el éxito en los dos primeros casos se debe en gran medida en la “desactivación” de esos otros sindicatos de carácter más conciliador.

Tan importante como los aspectos comunes son las diferencias principales entre los tres casos. En primer lugar, presentan diferentes grados de confrontación. Los conflictos de la Federación Local de Sevilla son excesivamente largos y de difícil solución. Los trabajadores arriesgan sus puestos de trabajo con todo lo que eso conlleva. Es una declaración de guerra tan abierta que sólo cabe la victoria o la derrota. Apenas hay espacio para la negociación. Este tipo de sindicalismo tan centrado en la confrontación no parece que vaya a ser asumible por todos los trabajadores. Más bien es algo que surge en condiciones extremas, cuando el trabajador ya ve inminente la pérdida del puesto de trabajo. En cambio, la experiencia de la CNT de Madrid no es tan extrema.

Pero quizás lo más significativo –al menos desde el punto de vista antropológico– es cómo las distintas culturas del trabajo se articulan con la ideología política anarcosindicalista, dando lugar a diferentes estrategias de actuación. Desde el grupo GEISA (Grupo para el Estudio de las Identidades Socioculturales en Andalucía) venimos utilizando el término «culturas del trabajo» para referirnos al “conjunto de conocimientos teórico-prácticos, comportamientos, percepciones, actitudes y valores que los individuos adquieren y construyen a partir de su inserción en los procesos de trabajo y/o de la interiorización de la ideología sobre el trabajo, todo lo cual modula su interacción social más allá de su práctica laboral concreta y orienta su específica cosmovisión como miembros de un colectivo determinado” (Palenzuela, 1995:13).

En cada caso los trabajadores implicados presentan diferentes perfiles: los limpiadores de Tomares son obreros manuales de baja cualificación; los azafatos del AVE son jóvenes con un nivel de formación medio y alto, algunos con estudios universitarios, pero desempeñando un trabajo para el que están sobrecualificados; los trabajadores de IDEL son trabajadores de alta cualificación, tienen estudios universitarios en diversas ramas y con elevados conocimientos de informática. La ideología política de la anarcosindical, inspirada en los principios de ayuda mutua, autogestión y federalismo (Federación Local de Sevilla CNT-AIT, 1999: 25), ha quedado articulada con las culturas del trabajo de estos afiliados, dando lugar a estrategias de lucha diferenciadas. En la lucha de Tomares hubo un grado mayor de violencia, de enfrentamiento con las fuerzas represivas del estado. El trabajador manual “hace cosas con las manos”, su universo simbólico está influido por su actividad profesional por lo que es más proclive a “utilizar las manos” en otros ámbitos de la vida, incluida la actividad sindical (6). Los azafatos del AVE recurrieron más a la información y la sensibilización de los clientes de RENFE. Todos los días estaban concentrados en la puerta de la estación de Santa Justa de Sevilla repartiendo panfletos y haciendo ruido con un megáfono. Por último, los trabajadores de IDEL han creado una página web a través de la que se expresan y comunican todos los trabajadores. Su trabajo se realiza fundamentalmente a través de Internet, su actividad sindical también.

A todo esto hay que sumar la capacidad de la CNT para adaptase a estas distintas situaciones y el respeto a las formas de lucha decididas democráticamente por los trabajadores en función de su cultura del trabajo particular.

Una de las falsas antinomias que Angelo Panebianco (1990) identifica en los estudios de organizaciones es la que refiere a la adaptación al entorno o el predominio sobre él. Ambos mecanismos se encuentran presentes simultáneamente en las organizaciones. Toda organización pretende desarrollar una estrategia de dominio sobre su entorno, sin embargo, para sobrevivir en él deberá realizar algunas concesiones y desplegar una estrategia de adaptación. Esta tensión suele ser origen de conflictos –más o menos intensos– en todas las organizaciones. Como hemos podido comprobar la CNT no es una excepción. Las nuevas condiciones originadas por la globalización, el desarrollo y difusión de nuevas tecnologías y las transformaciones en el sistema empresarial, traen aparejados tanto desafíos como oportunidades a las organizaciones sindicales.


BIBLIOGRAFÍA:


BILBAO, A. (1999) El empleo precario. Seguridad en la economía e inseguridad en el trabajo. Catarata-CAES, Madrid.

BOURDIEU, P. (2000) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Taurus Madrid.

Castells, M. (1997) La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Volumen I. La sociedad red, Madrid: Alianza Editorial.

CRUCES, F. (1998) “El ritual de la protesta en las marchas urbanas”, en Nipón, Safa, García Canclini, Cruces y Winocur Cultura y comunicación en la ciudad de México, UNAM-Itzapalapa, México.

FEDERACIÓN LOCAL DE SEVILLA CNT-AIT (1999) Anarcosindicalismo básico. Federación Local de Sevilla CNT-AIT, Sevilla.

FOUCAULT, M. (2000) Vigilar y Castigar. Siglo XXI, Madrid.

GARCIA, M. A. (2003) “Cambios y continuidad en el trabajo y en el empleo”, en Quaderns de ciénces socials, nº 7.

GRAEBER, D. (2004) Fragments of an Anarchist Anthropology. Prickly Paradigm Press, Chicago.

MORENO, I. (1999) “Globalización, identidades colectivas y antropología. Conferencia plenaria en el VIII Congreso de Antropología de la FAAEE”, en RODRÍGUEZ CAMPOS, J. (Coord.): Las identidades y las tensiones culturales de la modernidad. Homenaje a la Xeración Nós, Santiago de Compostela: Asociación Galega de Antropoloxía.

PALENZUELA, P. (1995) “Las culturas del trabajo: Una aproximación antropológica”, en Sociología del Trabajo, Nueva Época, nº 24, 3-28.

PANEBIANCO, A. (1990) Modelos de partido. Organización y poder en los partidos políticos. Alianza Editorial, Madrid.

SENNET, R. (2004) La corrosión del carácter. Anagrama, Barcelona

VENTURA, F. (2004) Democracia y sindicalismo de Estado. Elecciones sindicales en el Área Sanitaria de Sevilla. Un estudio antropológico. Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid.

NOTAS:

(1) Una organización de esta características mide su poder principalmente mediante criterios cuantitativos: por el número de afiliados. Lo cual puede llevar a conclusiones erróneas.

(2) http://www.cnt.es/tomares/

(3) http://www.cnt.es/sevilla/laaveria/index.php

(4) http://www.idelsl.com/idel11.asp

(5) http://capicua.mine.nu/

(6) Esto está estrechamente relacionado con la noción de habitus de Pierre Bourdieu (2000).


Sobre vida confedera l. Aclaraciones

José Luís García Rúa

1.- Sobre la utilización de los términos "ortodoxos", "heterodoxos".

Hay, hoy por hoy, funcionando en el seno de la Confe­deración un grupo, que parece ya no tener empacho en declararse abiertamente corno facción, y que, a juzgar por su repetido lenguaje, uno se inclinaría a entender que se percibe en él corno una voluntad manifiesta de confundir a muchas mentes confedérales por el procedimiento de tras­ladar conceptos de una esfera determinada a un campo que no tiene nada que ver con el área donde se originan esos conceptos. Tal es la explotación divisoria que tal grupo viene, interesadamente, haciendo de la pareja conceptual ortodoxo/heterodoxo. Es cosa sabida que todo concepto arrastra siempre consigo una carga semántica de connota­ciones adicionales que, sobre la materialidad de la pala­bra, operan ya mecánicamente en la conformación de un clima psicológico que predisponga al establecimiento.

automático de un determinado juicio de valor, con sus correspondientes correlatos de comportamiento. Y; claro, corno se trata de operar en un ámbito libertario, donde la oposición a lo impuesto es fundamental, se quiere presen­tar al "ortodoxo" como "el que impone" o "el que está en lo impuesto", y al "heterodoxo" corno "el que rompe esa imposición", y, por lo tanto, al representante de la libertad o lo libertario. Se trata del método común que, normal­mente, se emplea en toda tarea de vio­

lación propagandística de las con­ciencias, en el que descansa siempre la gran mentira, dentro del terreno de la comunicación.

Etimológicamente, "ortodoxo" significa "el de doctrina (cor)recta", y "heterodoxo", "el de la otra doctrina", donde otro se entiende corno forman­do pareja de lo uno, en la que la sime­tría se piensa o siente corno oposición. Por ejemplo: si, por antonomasia, "la mano" es "la mano derecha", "la otra mano" es, necesariamente, la mano izquierda. De aquí, "heterodoxo" se entiende corno "el que piensa de dife­rente manera", por oposición al "homodoxo", "el que piensa de mane­ra igual". Y también, de aquí, "hetero­doxo" se entiende corno "el que pien­sa de manera inconveniente o falsa", de donde, igualmente, "el que ha ele­gido el camino de la secta, el heréti­co".

Fuera de la oposición de estos tér­minos en el campo de las escuelas

filosóficas, donde su significado no llega nunca a la len­gua de curso social, es decir, no llega nunca a ser operativa entre el pueblo, esta pareja de términos contrapuestos entra, para su polarización, en ese ámbito social, a partir del campo religioso, donde los luteranos, "heterodoxos", aparecen corno libertadores frente a la "ortodoxia" vatica­ni sta, y, en este terreno, la positividad o negatividad, sim­patía o antipatía de estos términos queda determinada por la facción a la que se pertenezca.

Si bien el término "iglesia", procedente del griego ekklesía, significa, originariamente, "asamblea", la doxa o doctrina constituida de la Iglesia (y, en su caso, la orto­doxia, cuando esa doxa fue cuestionada) nunca surgió de la asamblea de sus fieles, sino de las piramidales jerar­quías que, ya tempranamente, se establecieron en ella. Cuando Lutero, siguiendo el sentir nobiliar alemán, pre­senta en la iglesia del castillo de Wittenberg sus 95 tesis antivaticanas, imprime en éstas un aparente aire de liber­tad que, inmediatamente, va a demostrarse corno falsa: la "libertad de examen" doctrinal no va a ser la de los vasa­11os, sino la de sus señores, ya que tal Iglesia se declara, desde el principio, políticamente sometida al poder nobi­liar, y, cuando los campesinos alemanes, engañados por el falso aire de libertad luterana, se levantan exigiendo sus derechos, comienza la sanguinaria guerra anticampesina, en la que la orden de Lutero a las fuer­zas represivas fue escueta y tajante: "jMatadlos, corno a perros!".

La "doctrina" cenetista, si quiere llamarse así al conjunto de los acuer­dos que, de forma estrictamente asam­blearia, se vienen tomando desde las bases confederales corno principios, tácticas y finalidades, así corno las normas de funcionamiento, funda­mentales para la conjunta trabazón confederal, nunca fueron ni pueden ser establecidas desde ninguna forma de jerarquía. Por lo tanto, aquí, "hetero­doxia", por su contenido y por la forma de producirse, no tiene más significa­do que "otra doctrina", algo no-cene­tista, algo no-confederal algo de ori­gen externo a la CNT.

La CNT ha entendido siempre y sigue entendiendo, como principio, que el poder es la funesta causa de todos los males sociales de la humanidad desde los puros orígenes de ésta, y que su tarea fundamental es la lucha a muerte contra el poder, contra toda forma de poder. Junto a esta decisión, teórica, práctica y finalista, la CNT ha entendido siempre y sigue entendiendo que toda postulación de transformación utópica es válida

11.- La cuestión del "poder" .

Todo lo anteriormente escrito viene a cuenta de un trabajo de }l folios apa­recido en la revista Nómadas de la Universidad Complutense (Madrid), n° 13,2006/1, con el título "El anarcosindicalismo espa­ñol ante el' capitalismo flexible"', donde su autor, Beltrán Roca Martínez, militante del Puerto de Santa María, hoy actuante en la Federación Local de Sevilla, haciendo gala de una militante simpatía "heterodoxa", se despacha, en esos términos, sobre algunos aspectos de la actual situa­ción interna de la.CNT. Este tal artículo es el que vamos a seguir tomando como punto de referencia para, a la vez que criticamos su contenido, presentarIo como exponente ya manifiesto de una situación y una práctica que viene operando, de hecho, de tiempo atrás, pero que ya se decide a dar el salto a su justificación verbal.

Pongamos de comienzo, como ejemplo, la valoración y tratamiento que, en ese artículo, se hace de la noción de poder y de su relación con CNT. Para el autor y artículo que criticamos, el enfrentamiento entre los que califica como "ortodoxos" y "heterodoxos" es una simple mani­festación de la lucha interna por el poder, sobreentendién­dose que poder supone guerra y que, en cuestiones de gue­rra y amor, todo vale. Aceptado esto, si se aceptara, cualquier irregularidad y transgresión orgánica quedaría a priorijustificada. Ejemplos claros vienen dándose en las últimas prácticas antinormativas_ La pregunta que ahora roza la sospecha es: ¿hay ya voluntad de dar el salto defini­tivo?

Ahora bien, la CNT ha entendido siempre y sigue entendiendo, como principio, que el poder es la funesta causa de todos los males sociales de la humanidad desde los puros orígenes de ésta, y que su tarea fundamental es la lucha a muerte contra el poder, contra toda forma de poder.

Junto a esta decisión, teórica, práctica y finalista, la CNT ha entendido siempre y sigue entendiendo que toda postu­lación de transformación utópica es válida, siempre que, en algún ámbito del curso social actual que se esté vivien­do, pueda darse un ejemplo vivo, práctico y real de esa postulación utópica. Es así como, entendiendo que nunca se puede ir a nada a través o por medio de su contrario, la CNT se dota a sí misma de una estructura orgánica antipo­der, sin ninguna clase de jerarquías, donde nadie pueda decidir por nadie, más que a través y por medio de manda­to imperativo. Esta y no otra es la base y fundamento de la

acción directa: se acuerdan de origen o se ratifican, per­manentemente, en común los principios, tácticas y finali­dades que son la guía de todos los comportamientos con­federales. Tal es la sólida base de la ética anarcosin­dicalista.

Decir, pues, que la lucha por el poder pertenece a la naturaleza de CNT, "como a la de cualquier otra organiza­ción", según afirma el articulista Beltrán Roca, es ignorar profundamente lo que la CNT es y representa. Es, senci­llamente, querer volver la fuerza de CNT contra la propia CNT, es decir, contra lo que, desde el principio, definieron sus principios, tácticas y finalidades. Es servir a otra cau­sa, no sólo distinta, sino contraria a CNT, al más profundo ser de la Confederación. .

Que la propia composición anarco-sindicalista, con elementos potencialmente contradictorios en su seno, da, también potencialmente, origen a situaciones de tensión interna es algo que diáfanamente exhibe la historia de la CNT. Que esa tensión, aunque ocasionalmente diera lugar a rupturas temporales, nunca alteró los comportamientos orgánicos de las partes,y, por tanto, nunca se trató de una lucha por el poder, también se encuentra manifiesto en esa historia. Peiró, Quintanilla o Buenacasa pueden haberse silenciado, temporalmente, ante una abrumadora mayo­ría, mientras Pestaña llevó su error estratégico hasta la constitución del Partido Sindicalista, lo que no fue óbice para que este compañero terminara reconociendo trágica­mente su error y, en el iecho de muerte, solicitara dramáti­camente, su readmisión en la Confederación, por querer dejar la vida como formalmente confederal, en lo que nos­otros no vemos ningún indicio de fetichismo, sino una voluntad de hacer claro a sus seguidores que no debían, en ningún caso, oponerse a las resoluciones orgánicas de la CNT ni proceder a ninguna forma de escisión dentro de la misma.

¿Quién sino la CNT consiguió para la clase obrera española que un carpintero de obra, por ejemplo, tuviera un sueldo diario de 14,50 pts., cuando un maestro de escuela lo tenía de lO?

¿Quién obtuvo para los obreros españoles la entonces llamada "semana inglesa" que suponía 44 horas semanales trabajadas y pagadas 48?

Que, en circunstancias extraordinariamente difíciles y de muy complicados y contradictorios ingredientes, la CNT, dentro de una actuación lo más orgánica que las cir­cunstancias permitieron, incurriera en errores, tenidos en principio por tácticos, pero que, ya a priori, pudieron haber sido juzgados como gravemente estratégicos es también otro hecho reconocido con posterioridad, en manifiesta autocrítica. Que no puede negarse que algunas individualidades o grupos tuvieron comportamientos de tendencias politizantes, en razón de su influencia personal o grupal, es también igualmente detectable, pero que, en tales casos, los implicados siempre se atuvieron, en último término, a las decisiones orgánicas es también innegable.

Vaya todo esto por delante, para dejar sentado que nada de ello tiene nada que ver con la cerrada actitud defensiva de la Organización frente a todos los, cada vez más refina­dos y sutiles, entrismos de que ha venido y sigue siendo objeto. Desde el fuerte enfrentamiento y lucha abierta contra el entrismo comunista de los años 30, que, ya por entonces ya cargo de los entristas, dio lugar al socorrido recurso de la "CNT-renovada", hasta la titánica lucha mantenida, desde el período de la llamada "transición" hasta la actualidad, por la Organización contra las plúri­mas formas de entrismo (católicos y catolizantes, "auto­nomistas", "consejistas", marxistizantes variopintos, situacionistas, anarco-individualistas, FIGA, sindicale­

ros, submarinos policiales...) que la vienen acosando, siempre fue táctica de la propaganda de los "entrantes" el calificar esa resistencia al entrismo y esa defensa cerrada de los principios y normas confederales como "lucha por el poder", por el simple y manido procedimiento de atri­buir al contrario las intenciones propias.

111.- Sobre las "innovadoras" propuestas estratégicas de los "heterodoxos" .

Veamos, ahora, cuáles son las propuestas "innovado­ras" de esos "heterodoxos" en el campo de la lucha sindi­cal. En primer lugar, se invisten del ropaje sindicalista y acusan a los que llaman "ortodoxos" de ser un grupo ideo­lógico que, por ideológico, no contempla en sus planes ni en su práctica la defensa de los intereses y vindicaciones de los trabajadores. Para esos "heterodoxos", al parecer, defender a rajatabla los principios y práctica libertaríos y confederales es incompatible con una tarea sindical, en 10 que, desde luego, tienen razón, si se entiende la práctica sindical como una sistemática práctica tradeunionista no sólo perfectamente compatible con el capitalismo, sino anclada definitivamente en el capitalismo y, por ello, faci­litadora de sus fines. Claro que es muy claro que el anarco­sindicalismo no puede suscribir y nunca suscribió, en nin­gún modo, esa práctica, "sindicalera" más que sindicalista. Pero que la CNT, por ser insobornable en la defensa y práctica de sus principios, tácticas y finalidades no pueda o se desinterese de defender los derechos de los trabajadores y de arrancar al capitalismo las máximas mejoras, es una infame acusación que sólo pueden hacer los que ignoran profundamente a la CNT o los enemigos de la misma.

¿Quién sino la CNT consiguió para la clase obrera española que un carpintero de obra, por ejemplo, tuviera un sueldo diario de 14,50 pts., cuando un maestro de escuela lo tenía de lO?

¿Quién obtuvo para los obreros españoles la entonces llamada "semana inglesa" que suponía 44 horas semana­les trabajadas y pagadas 48? ¿Quién consiguió para los trabajadores de España los disITutes de mutuas y montepí­os? ¿Quién logró para los trabajadores de construcción y metal, en Málaga y Sevilla, jornadas laborales de SEIS HORAS DIARIAS como jornadas normales con sueldo íntegro? i Y estamos hablando de reivindicaciones arran­cadas antes de julio de 1936! ¿Quién consiguió para los campesinos andaluces que, de febrero ajulio de 1936, se ocuparan de forma directa más de 300.000 hectáreas de terreno laborable y se asentaran más de 70.000 familias? ¿ Cómo se atreven esos "heterodoxo s" a afirmar, frente a los "ortodoxos", que la defensa insobornable de los prin­cipios , que ellos llaman "ideología", va en detrimento de las luchas vindicativas del mundo trabajador, cuando todas las conquistas aludidas se consiguieron, precisa­mente, por la fuerza, la fe y la entereza con que esos princi­pios transformaron revolucionariamente la práctica rei­vindicativa de los trabajadores?

A tenor de lo que se dice en el artículo que venimos comentando, la gran "innovación" que proponen los "heterodoxos", en un autodenominado alarde de "realis­mo", es el "descubrimiento" de la necesidad de adapta­ción al actual "capitalismo flexible" del período neolibe­ral. Frente a esto, cabe argüir que el capitalismo, en sus diversas etapas, tuvo siempre sus métodos específicos, y que, siempre para el sindicalismo revolucionario, el ata­que contra el capitalismo comportó el ataque frontal a sus métodos de explotación. Ahora, parece que la "innova­ción" que se propone es la de adaptarse a su método fun­damental, la "flexibilidad", léase precariedad, temporali­dad, dispersión, disgregación, atomización, aislamiento, desesperación, síndrome de aceptación de la situación de "riesgo permanente" y del "hacer sin sentido de la obra"; siga leyéndose, instalación en las mentalidades de "el que más corra", "el que más trague", "e,l que más rinda", "el que venga detrás que arree"..., tácticas y transformaciones todas ellas, en el campo de la organización del proceso productivo, con las que el capitalismo cree, al fin, haber encontrado el veneno antiobrero, letal y definitivo, por el que el obrero pasa a ser, más que nunca, objeto de consu­m ir y tirar.

que poner en claro: la primera es la desvergüenza de des­conocer y hasta de despreciar los esfuerzos sindicales que la Confederación y los confederales vienen haciendo des­de la "transición". Que cada Federación Local y cada sin­dicato se encargue de responder a esa afirmación vergon­zosa, a partir de un mínimo repaso de sus propios esfuerzos y logros en ese campo. Nosotros, así por el alto, recordamos Induyco, Tarabusi, Roca en Gavá, Gasoline­ras, Puerto Real, Construcción de Bilbao, Construcción de Asturias, Pedrera y F ernán N uñez, Barajas, portuarios de Gijón, pesqueras de Denia y Adra..., participación, crí­tica y radical, notable de la CNT en todas las huelgas generales y serias que en toda la nación se hayan produci­do en ese proceso... ¿A qué llama la voz "heterodoxa" del articulista "acción sindical medianamente eficaz"? ¿Aca­so - y ésta es la segunda cosa a aclarar- la acción sindical de los "adaptados", CCOO, UGT, CGT, USO..., no llevó, con su "adaptación", a los más de mil obreros anuales muertos por siniestros labrales debidos no ya sólo a la inseguridad en el trabajo, sino fundamental y principal­mente originados por la estructura del salario (los más bajos de Europa) y de las condiciones mismas del trabajo Gornadas interminables, destajos, horas extra etc. etc), así como a la mayor situación de paro, precariedad y tempo­

Según el articulista Beltrán, la estrategia "heterodoxa" se justifica porque la CNT, "dominada y cegada" por la visión "ortodoxa" ha sido incapaz de adaptarse al "nuevo entorno" y, por ello, incapaz de hacer una acción sindical medianamente eficaz. Hay, aquÍ, de momento dos cosas

ralidad que se conozca en Europa? ¿A estos resultados de la "adaptación" es a lo que el "heterodoxo" Beltrán lJarna "acción sindicalmente eficaz"? ¿Llama, acaso. "ac.c;ón sindicalmente eficaz" a la que se refleja en la desastrosa situación de la clase obrera española, ocultada, silenciada y disfrazada por las subvenciones estatales a los "adapta­dos"?

Todo este panorama de nueva esclavitud requiere, por parte de los trabajadores, traicionados, aturdidos, disgre­gados y desconcertados, un análisis riguroso de la situa­ción, de sus causas profundas y no de sus puras manifesta­ciones externas. Requiere que el descubrimiento claro de sus resultados sirva a los ojos de los trabajadores para bus­car la generalización de la lucha lo más ampliamente posi­ble en cada campo; para promover la solidaridad, no la de la pura compasión autotranquilizante por la vía del dinero, sino la solidaridad activa, comprometida, que entiende que lo que le ocurre a otro le ocurre, fatalmente, a uno mis­mo; para recuperar de nuevo la conciencia de clase, y recuperarla dotada ya del antídoto del virus que la estrate­gia neo liberal le hizo perder, y, con ella ya recuperada, promover, progresivamente, la 1 ucha global que, a la pos­tre, es la única adecuada en un mundo globalizado.

Pues bien, frente a t04o esto, al parecer, de lo que debe tratarse en esas "innovadoras" propuestas es de "adaptarse" a las modalidades de la "flexibilidad" del actual capitalismo. Hay, al parecer, que dejar en suspenso o renunciar a la incidencia sobre la gran masa de los traba­jadores en activo en las áreas globales de la gran produc­ción, por considerada "perdida" en manos de los sindica­tos oficiales y ya irrecuperables víctimas del palo y la zanahoria de la patronal, así como, definitivamente, ena­jenada por la sociedad del consumo y el espectáculo; hay, sugieren, que hacer eso y refugiarse en los que, mutatis mutandis, pueden hoy constituir lo que, para entonces, denominó Marx el Lumpenproletariat, la gran masa de precarios, que, numéricamente, sí son, uno por uno, cuan­titativamente, masa, pero que, socialmente hablando, sólo son verdaderos islotes de unidades, sin ninguna comuni­cación entre sí.

Los que a sí mismos se llaman "heterodoxo s" dan, así, la situación por constitutivamente establecida, y, puesto que han renunciado a lo que ellos llaman "ideología", es decir a los análisis generales y de fondo, donde se verifica la raíz de los problemas, y, por ello, donde se clarifican los factores que afectan a todos, haciendo, con ello, visible la comunidad de intereses que conciernen a todos los traba­jadores sin excepción; por esa renuncia, precisamente, decimos, en realidad, lo que hacen es fortalecer y aceptar como definitiva la división de los obreros tan cuidadosa­mente proyectada y tan minuciosamente llevada a término por el capitalismo neoliberal.

IV. Desintrincando discursos de barullo.

El divisionismo obrero, consciente y meditadamente fabricado por el capitalismo con la parcialización y frag­mentación del proceso productivo en que consiste su nue­va organización del trabajo, da pie a la sociología burgue­sa, al querer ofrecer un retrato del panorama laboral actual, a la consideración de "diferentes culturas del traba­

jo", con lo que, ya por su sola denominación, la tal socio­logía está dando al campo social de la precafiedad status de fenómeno social establecido y definitivo, status que hay que aceptar, sin más, como un puro hecho que está ahí, sin dar razones del por qué y el para qué. Pues bien, a este concepto de "culturas de trabajo" ya la necesidad de su adaptación a las mismas es a lo que se acoge el plantea­miento "heterodoxo" del articulista Beltrán para explicar las "innovadoras" propuestas estratégicas de esa facción, no advirtiendo del peligro de que esa fijación de campo y sus maneras pueda contribuir más al mantenimiento de la precariedad que a la ruptura del status mismo de la preca­riedad que es de lo que se trata.

Antes, en los tiempos en que la CNT promovía las evi­dentes mejoras para la clase obrera, una huelga campesina no era contradictoria con otra de ferrocarril sino al contra­rio, y las huelgas mineras conectaban, y se buscaba que conectasen, con otras metalúrgicas o de construcción. Si la práctica del oficio contribuía a crear una "cultura" apar­te que fuera separativa para la eficacia de la lucha, se susti­tuía el sindicato de oficio por el sindicato de empresa y ramo y todos se conjuntaban solidariamente en la Federa­ción Local de Sindicatos. Ello creó la gran potencia de la clase en las luchas sociales. Ahora, al parecer y según los "heterodoxos", el ir a buscar al obrero en su puesto de tra­bajo significa que hay que partir de esa especial "cultura de trabajo" y adaptarse a ella, con lo que, primero, la sim­ple aceptación como natural de un hecho diferenciado y artificialmente impuesto coadyuva a la conciencia de separatividad obrera; segundo, se obnubila la identidad y esencia común de la explotación,y, con la práctica reitera­ción programática que se postula, se afianza la insolidari­dad y la atomización del movimiento obrero; tercero, la reivindicación buscada en circunstancias de pura adapta­ción no puede dejar de ser parcial, concreta, limitada, intransferible y de consecuencias puramente administrati­vas, archifacilísimamente asumibles por la patronal, que, a cambio y consciente de la debilidad obrera, siempre exi­girá y conseguirá una mayor estabilidad y regularidad de los comportamientos laborales. En suma, nos parece que queda claro que se trata de una estrategia anquilosada, reformista por reduccionista, hecha a la medida precisa del sistema neo liberal en cuanto que presupone el mante­nimiento de la situación de precariedad. Y no es, en abso­luto, que no haya que incidir en el campo de la precarie­dad. Hay que trabajar en él y mucho, pero no de forma adaptativamente restrictiva, sino abierta a todo el campo obrero y buscando fundamentalmente quebrar la espina dorsal de la "flexibilidad" capitalista que es la clave de bóveda del actual neoliberalismo.

Otra cuestión de la mayor importancia confederal es ,ya no sólo el qué, sino el cómo. Los peligros aquí pueden ser que el partir de una estrategia descaminada pueda comportar la consecuencia de tener que promover y ges­tionar el conflicto no como un sindicato, propiamente hablando, sino como una aNo, empezando por explotar, publicitariamente, el sensacionalismo mediático que Jrioriza la inmediatez y lo chocante de la imagen fugi­:iva, es decir, dominar, entre-tener atenciones, por _ncima y obviando la comunicación del hecho razona­10 y de la idea duradera que pueda ser eficaz y activa­mente viva y operativa, y contribuyendo, así, a fortale­cer el papel de los medios en el afianzamiento de la enajenante "sociedad del espectáculo"; o bien disfra­zando de solidaridad ajena la práctica "caritativa" de proveer en totalidad, desde fuera, en lugar de ayudar a que se ayuden desde dentro, siguiendo, así, la práctica del capitalismo occidental con el Tercer Mundo, o sea, la de mantener al "ayudado" en perpetua situació_ de dependencia. Si los conflictos se encaran de este modo, tinados ellos como fuere, los sujetos del conflicto se atienen a los resultados del mismo, permaneciendo, por lo general, fuera y ajenos al movimiento obrero activo. Normalmente, las ONOs hacen su práctica por medio de subvenciones que reciben de los Estados, a los que, en el fondo, sirven. En el caso de la no-existencia de subvencio­nes externas (caso de la CNT, por principio), la vía dinera­ria de la ayuda sólo puede tener origen interno y el de alle­gados, lo que, de perpetuarse, exageradamente y en exclusiva, esta metodología de "trabajo sindical", es cla­ro que se da por aceptada la formación de una sangría per­manente que fácilmente llevaría a la descapitalización total de unos y otros.

Los casos presentados en el artículo que comentamos han beneficiado de una extraordinaria aportación militan­te de la Organización, como es de uso en su práctica sindi­cal, y han salido victoriosos en razón de esa misma dedica­ción. Todos debemos felicitamos por ello y abundar en la tónica mlitante y activa, pero, tratándose de buscar el mayor afianzamieto y alcance en la incidencia y promo­ción del movimiento obrero en general, dentro de la estra­tegia apropiada, la CNT debe mantenerse siempre crítica y correctora de cualquier paso dado. Es, pues, pertinente proceder a la evaluación serena y no pura o exagerada­mente triunfalista de los hechos (Volvemos otra vez a pre­venir contra el mediatismo deformador), a la considera­ción de la necesidad de no perder de vista la correlación de esfuerzos, medios y resultados. Los sindicatos confedera­les deben tener de ello datos meridianamente claros para calcular debidamente fuerzas, medios, modos, obstácu­los... para seguir marchando, con la mayor seguridad posi­ble, por el proyecto de lucha emprendido, sin dejar de tener en cuenta, en todo momento, que, en el campo de lo libertario, es siempre mortal de necesidad la adopción de cualquier paso "táctico" que pueda comprometer la esta­tegia. Es así como la Organización debe considerartam­bién y principalmente el panorama general del escenario de la lucha, y, por eIJo, computar y valorar no ya los puros logros sindicales (moral, fuerza y conciencia libertaria) como Organización, sino los reflejos operativos que se hayan originado, a partir de esas luchas, en el movimiento obrero en general (incremento de la conciencia obrera,

disposición a la lucha, devolución solidaria de los "ayuda­dos" en forma de incorporación activa a los movimientos sociales y/o reconocimiento de la necesidad de abandonar las posturas individualistas que abonan la atomización de la clase...). Es de este modo como la metodología emplea­da puede llegar a apreciarse como la apropiada o como claramen te desviada y hasta potencialmente ruinosa.

Si se tiene una mediana idea de lo que es un movimiento obrero, que entrenta la tarea de superación del sistema capitalista, y si se ha hecho un análisis correcto del actual modo de producción neoliberal, es necesario saber que

. precarios no son sólo los que, en este momento, están en el status de precariedad, sino que lo son, en potencia más o menos cercana, los 16 millones de trabajadores en activo, incluidos los que, hoy por hoy, aparecen como fijos, y que, en modo alguno, pueden dejar de estar bajo la "espada de Damocles" de la "flexibilidad" neoliberal. Luego la pre­cariedad no es, en absoluto, un problema exclusivo de los actualmente excluidos, sino de toda la clase obrera, y, si ésta no empieza por aplicarse a enfrentarlo, nadie hará, en el caso, nada realmente válido y eficiente. Si los "casos particulares" no entran, de algún modo, a formar parte de la afluencia a las arterias generales del movimiento, no andaremos muy lejos del tradicional concepto de "cari­dad", que ya sabemos cómo viene dejando al mundo. No se puede, pues, renunciar a la incidencia y lucha en los campos de la amplia producción ni considerar a sus ele­mentos productores como definitivamente perdidos y enajenados a la causa trabajadora. Desde el punto de vista de las necesidades de todos los trabajadores, la división en fijos y precarios es sólo temporal y transitoria y artificial­mente producida para dividir a la clase obrera mientras ésta tenga todavía posibilidades de reacción. En la reali­dad, todos los trabajadores estamos en el mismo puchero. aunque unos seamos cocinados antes y otros después. _o

hay más solución que romper el puchero, que es romper el sistema y modo de producción actual, y ello requiere a toda la clase obrera en su conjunto,y que, además. esté correctamente orientada en sus obligados pasos tácticos y estratégicos. Esa es la misión histórica de la CNT.


La CNT es una organización

anarcosindicalista, es decir:

una organización sindical

basada en los pricipios del

anarquismo y si abandona las

ideas que la inspiran dejaría de

ser lo que es, porque la CNT es

esencialmente contenido sin

sus esencias ideológicas no es

nada.

LA ÚLTIMA BARRICADA.